Creer que conducir un automóvil se circunscribe a subirse, girar la llave de contacto y poner primera es un error grave. Las eventualidades que implica una postura de conducción inadecuada ponen en riesgo no sólo la integridad física de los ocupantes del vehículo, sinó también la de los peatones y demás automovilistas.